Cómo hacer tu propio e-líquido de marihuana

Parece que últimamente todo el mundo se está pasando a la vaporización, y sin duda eso es bueno. Los estudios llevados a cabo demuestran que vapear es probablemente una alternativa más saludable que fumar.

Pero vapear no sólo es disfrutar de los distintos sabores de los e-líquidos en lugar del humo. ¿Qué te parece poder obtener tu dosis diaria de marihuana de esta manera?

Aquí tienes nuestra guía para hacer tu propio e-líquido de marihuana altamente concentrado. Lo único que necesitas son unos ingredientes fácilmente obtenibles y seguir los siguientes pasos.

Pero antes de empezar, una advertencia:

Para hacer e-líquidos con este método hay que calentar alcohol. Sigue los pasos con cuidado y asegúrate de que el área esté bien ventilada. ¡El alcohol es muy inflamable!

INGREDIENTES PARA HACER TU PROPIO E-LÍQUIDO DE MARIHUANA

  • Unos 6 gramos de cogollo de calidad (también puedes usar recortes)
  • Propilenglicol de grado alimenticio (disponible en farmacias y tiendas de cigarrillos electrónicos)
  • Bote de 5ml con gotero (farmacia/tienda vape)
  • Alcohol de grado alto (alcohol etílico, etanol. No utilices alcohol isopropílico, también conocido como el alcohol desinfectante de botiquín).
  • 2 tarros de vidrio
  • Una estopilla (o filtro de café)
  • Papel para hornear, papel de aluminio
  • Una cazuela

DESCARBOXILA EL COGOLLO

Este primer paso se llama descarboxilación, y consiste en convertir el THCa (y el CBDa) del cogollo fresco en THC psicoactivo.

Coloca el papel de aluminio en una bandeja para hornear. Tritura finamente el cogollo y espárcelo de forma uniforme por todo el papel.

Enciende el horno a unos 110-120°C y hornea el cogollo durante unos 15 minutos, el tiempo suficiente para que se seque y se torne ligeramente marrón. Saca la marihuana descarboxilada del horno y ponla en el tarro de vidrio.

Cubre la hierba completamente con el alcohol. Deja el frasco abierto, no uses la tapa.

Llena la cazuela con unos 4cm de agua, y coloca dentro el frasco con la hierba y el alcohol. Esto se hace por precaución, para que el alcohol no se recaliente. Acuérdate de tener mucho cuidado, ya que el alcohol es sumamente inflamable.

Si tu cocina tiene extractor, enciéndelo, y asegúrate de que el área esté bien ventilada. Abre una ventana.

Queremos evaporar parte del alcohol del frasco. Remueve constantemente la mezcla de alcohol/marihuana. El alcohol comenzará a extraer el THC y otras sustancias de la hierba. Evapora la cantidad justa de alcohol, dejando el cogollo sumergido. Verás cómo el líquido se vuelve más oscuro.

Una vez que se haya evaporado parte del alcohol, vuelve a llenar el tarro al mismo nivel que antes.

FILTRADO DE LA MEZCLA

Este paso consiste en filtrar la mezcla de marihuana que acabas de preparar. Coge una estopilla, o un filtro de café, y colócala sobre el segundo frasco. Vierte la mezcla a través de la tela. Al hacerlo, exprime el brote para que salga todo el alcohol.

Coloca el segundo frasco con la mezcla filtrada en una cazuela con agua y hiérvela. Evapora el resto del alcohol hasta que sólo queden unos 5ml de líquido, que es una cantidad minúscula, pero el líquido está muy concentrado. Comprueba que tienes la cantidad correcta con la ayuda de una jeringa o un gotero.

Añade el propilenglicol a la mezcla concentrada. Como tienes 5ml de concentrado, añade 20ml de PG para obtener un total de 25ml. El e-líquido final deberá ser de color verde oscuro.

Si quieres, diluye la mezcla con más PG. También puedes volver a filtrarla o seguir calentándola hasta que no quede alcohol, pero esto no es necesario.

¡Tu e-líquido de marihuana casero ya está listo para vapear! Viértelo en un bote con gotero y guárdalo en un lugar fresco y oscuro.

Leave a Comment