Sueños

Cómo afecta el cannabis al sueño y a la capacidad de soñar

Los consumidores de marihuana suelen decir que esta hierba afecta a su capacidad para soñar, y algunos estudios indican que el consumo habitual de cannabis inhibe completamente esta capacidad. Pero ¿qué opinan los expertos sobre este interesante pero complejo tema? En este artículo echamos un vistazo a cómo el consumo de cannabis afecta al soñar y al sueño.

LAS 3 ETAPAS DEL SUEÑO

Antes de analizar cómo afecta el consumo de cannabis a la capacidad para soñar, es importante que entendamos el ciclo del sueño humano.

Existen básicamente tres fases: el sueño superficial, el sueño profundo y el sueño REM. Estas fases se desglosan en 5 etapas distintas (1-4 y REM), siendo cada una de ellas más profundas que las anteriores.

Durante una noche normal de sueño, pasamos por estas fases de forma cíclica; comenzamos en la fase 1, terminamos en la fase REM, y volvemos a comenzar el ciclo.

Durante los primeros ciclos, solemos pasar más tiempo en las fases de sueño profundo y menos en la fase REM. Pero más adelante, la duración de la fase REM tiende a aumentar y la del sueño profundo a disminuir.

Se tarda unos 90 minutos a pasar por todas las fases del sueño, y según el Dr. Hans Hamburger, neurólogo, experto en somnología y director de Holland Sleep Research, el durmiente medio repite este ciclo unas 4 o 5 veces por noche.

La mayor parte de los sueños se producen durante la fase REM, según explica el Dr. Hamburger.

«Durante el período REM, es cuando se tienen la mayor parte de los sueños. Si seguimos durmiendo, no solemos recordarlos. La última fase REM antes de despertarte es la más larga – y sólo se recuerdan los sueños que se han tenido durante ella si te despiertas en ese momento. Si no te despiertas durante la fase REM, no recordarás nada».

CÓMO AFECTA LA MARIHUANA A LA CAPACIDAD PARA SOÑAR Y EL SUEÑO PROFUNDO/REM

No hay muchas investigaciones sobre la forma en que el cannabis afecta a nuestros patrones de sueño y capacidad para soñar.

Los consumidores de marihuana suelen afirmar que experimentan sueños muy vívidos cuando dejan de fumar durante una temporada. La mayoría de pruebas disponibles sobre el tema indican que esto se debe a que el consumo de marihuana, especialmente justo antes de acostarse, interrumpe las fases de sueño REM, y en consecuencia limita nuestra capacidad para soñar.

Un estudio de 1975 publicado en Farmacología Clínica y Terapéutica (CPT), la revista académica insignia de la Sociedad Americana de Farmacología Clínica y Terapéutica, examinó el efecto del THC y de un placebo sobre los patrones de sueño de consumidores habituales de cannabis.

Este estudio descubrió que el THC reduce la actividad del movimiento ocular y la fase REM.

«Al fumar hierba, se suprime el sueño REM, y con ello muchas funciones importantes de esa fase», dice el Dr. Hamburger.

«Una de estas funciones es revivir y aceptar lo que has experimentado durante el día, por así decirlo. El procesamiento de todo tipo de influencias psicológicas es algo que ocurre durante la fase de sueño REM. También se prevé lo que sucederá al día siguiente, o los próximos días. Mientras duermes, ya estás teniendo en cuenta estas cosas y tomando decisiones de antemano».

Cuando los consumidores habituales de cannabis dejan de fumar durante un tiempo, experimentan lo que los expertos llaman el «efecto rebote».

Tras tomar una droga que suprime un determinado fenómeno, es probable que cuando dejes de tomarla experimentes dicho fenómeno con mucha más intensidad; eso es lo que ocurre cuando se deja de fumar hierba, y también se da en gente que toma píldoras para dormir.

«Si dejan de tomarlas, tienen sueños muy extraños e intensos; que a menudo es la razón por la que mucha gente sigue tomando las píldoras – desarrollan una dependencia», dice Hamburger. El efecto rebote suele durar unas 2-3 semanas.

Sin embargo, aunque esta explicación parece lógica, algunos expertos no están de acuerdo. El Dr. Timothy Roehrs, un experto en sueño del Henry Ford Health System, es uno de ellos.

«La literatura sobre si la marihuana afecta o no al sueño REM es sumamente escasa y equívoca», afirma en un artículo de NY Mag. «Algunos estudios demuestran que suprime el sueño REM, y otros que no».

Roehrs afirma que sólo hay 6 estudios sobre la relación entre el cannabis y el sueño/sueños, y la mayoría de ellos datan de los años 70 y 80 (como el estudio al que hacemos referencia en este artículo).

También afirma que, en un estudio separado que no se centra específicamente en la relación entre el cannabis y el sueño, él y un colega de la Wayne State University School of Medicine hallaron pruebas que contradicen claramente la opinión popular de que el cannabis suprime el sueño REM.

«En un estudio que se estaba llevando a cabo, los sujetos fumaban marihuana por la mañana y por la tarde, algunos días se trataba de marihuana activa y otros era un placebo, de un 0,4% de THC o algo así», dice. La marihuana activa usada en este estudio contenía aproximadamente un 3% de THC.

Los participantes eran consumidores habituales de cannabis, y alternaron el placebo con la marihuana activa. Los investigadores registraron los patrones de sueño obtenido y los compararon con los de un grupo de control de no fumadores.

Aunque el estudio no se ha publicado, Roehrs afirma que no se dio diferencia alguna en la cantidad de sueño REM de los sujetos que fumaban marihuana activa y los que fumaban un placebo. También afirma que, cuando fumaban el placebo, los participantes presentaban la misma cantidad de sueño REM que el grupo de control que no fumaba.

Pero según Roehrs, el estudio averiguó que los consumidores habituales de cannabis solían dormir peor las noches en las que fumaban el placebo, lo que sugiere que el consumo de marihuana influye en gran medida en la calidad del sueño.

«De las 8 horas que pasaban en la cama, dormían un 80 por ciento del tiempo,» afirma. «Cuando tomaban marihuana activa, se normalizaba la eficiencia de su sueño».

En el artículo de NY Mag, Roehrs dice que también estaba trabajando en un estudio sobre el insomnio, para el que buscaba participantes que padecieran de una tasa de eficiencia del sueño de aproximadamente el 85%.

En otras palabras, el consumidor habitual de cannabis se habría calificado para el estudio del insomnio de Roehrs en las noches en las que recibían el placebo.

Roehrs cree que el cannabis no suprime el sueño REM; sino que los consumidores habituales experimentan una interrupción del sueño cuando dejan de fumar, lo que hace que se despierten en mitad de la noche y que recuerden los sueños por la mañana.

El Dr Hamburger y otros expertos del sueño coinciden en que sólo nos acordamos de los sueños cuando nos despertamos durante la fase REM.

Según Roehrs, es una idea errónea muy común creer que la fase REM es la fase de sueño más profundo.

«Si medimos el umbral de estimulación durante la fase REM, este será menor que el del sueño profundo y más parecido al del sueño ligero, dice.

Por lo tanto, es probable que cuando los consumidores de cannabis experimentan síntomas de abstinencia que perturban su sueño, esto ocurra durante las fases REM, haciendo que se despierten a la mañana siguiente con más recuerdos de sus sueños.

«Es lo que ocurre con los alcohólicos,» añade Roehrs.

«Cuando dejan el alcohol, se despiertan con más frecuencia y recuerdan sueños vívidos. Puede que exista un paralelismo».

Es importante recalcar que la investigación de Roehrs aún no se ha publicado, pero constituye una firme defensa contra nuestra incomprensión sobre cómo afecta el cannabis a los sueños y al sueño, y llama la atención sobre la necesidad de llevar a cabo más investigaciones.

Por: Cannabis.info

 

Leave a Comment