Hachís

Sebsi, pipa para hachís (Marruecos).
El hachís es un producto obtenido del cannabis a partir de su resina, en bruto o purificada.​ Se obtiene prensando la resina obtenida de las sumidades floridas de los pies femeninos de Cannabis sativa en ocasiones «índica.​ Esta resina se presiona obteniendo una masa de color variable, generalmente marrón, pero también verde, amarilla o rojiza, dependiendo de la variedad de la que se obtiene y de la pureza. Usualmente se le da forma de ladrillos, a veces redondeados.​ El hachís se fuma en cigarrillos o pipas, a menudo mezclado con tabaco.

El contenido de THC del hachís suele ser de 8 a 15 por ciento, dependiendo de su calidad.​ Puede ser adulterado, coloreado de negro para dar mayor impresión de calidad. Las sustancias que se usan para ello son muy diversas, comúnmente alheña —henna— regaliz, harina y estiércol.​ El hachís, por su mayor facilidad de transporte que la marihuana en bruto, es la forma más común de comerciar con cannabis en muchos países de Asia, África y Europa. Los comerciantes al menudeo —llamados en España camellos— pueden llevar un cuchillo para cortar la porción —postura— que venden a los clientes.

La palabra «hachís» proviene directamente de la palabra árabe ( حشيش ) hashish , que significa «césped», «hierba seca» e incluso «cáñamo». La obtención de pruebas concluyentes hace muy difícil apuntar con exactitud al país de origen del hachís, aunque numerosos investigadores señalan hacia la antigua Persia. La producción masiva de este concentrado de cannabis para su venta a nivel internacional empezó en Marruecos, aproximadamente en la década de 1960-70, país que desde entonces es líder mundial en cuanto a exportaciones de este producto, muy por delante de otros productores tradicionales como Líbano, Afganistán, Nepal o India.

American medical hashish(3).jpgSu preparación puede realizarse de distintas maneras, siendo las más antiguas el frotado de las flores de la planta en fresco o el cribado de las mismas en seco. Hoy en día se han desarrollado métodos para conseguir un producto más puro, como las separaciones con hielo y agua, con hielo seco, por electricidad estática, por calor y presión o mediante vibraciones acústicas.

En un estudio publicado en 2014 por Jean-Jaques Filippi, Marie Marchini, Céline Charvoz, Laurence Dujourdy y Nicolas Baldovini (Multidimensional analysis of cannabis volatile constituents: Identification of 5,5-dimethyl-1-vinylbicyclo[2.1.1]hexane as a volatile marker of hashish, the resin of Cannabis sativa L.) los investigadores relacionaron directamente el sabor característico del hachís con una reestructuración del mirceno provocada durante el proceso de manufactura.

Leave a Comment