Esclerosis Múltiple

Marihuana y esclerosis múltiple: los datos

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad del sistema nervioso central para la cual no existe cura. Recientemente ha cobrado fuerza la hipótesis de que la marihuana es beneficiosa y podría incluso ser el «tratamiento milagroso» para los pacientes con EM. ¿Pero es esto realmente cierto? ¿Qué se ha descubierto hasta ahora acerca del tratamiento de la EM con marihuana medicinal?

Gracias al movimiento por la legalización, estamos haciendo grandes progresos en la comprensión del cannabis. Poco a poco vamos descubriendo más sobre cómo afecta a nuestros cuerpos, y cómo podemos optimizar su potencial como sustancia recreativa, pero también como medicina.

Hasta ahora, ya hemos visto que el cannabis puede funcionar de maravilla para el tratamiento de todo tipo de problemas de salud, desde dolor e insomnio hasta epilepsia. Además ahora, estudios recientes sugieren que el cannabis podría desempeñar un papel más importante en el tratamiento y control de los síntomas de la esclerosis múltiple.

ENTENDIENDO LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE

Antes de entrar en detalles sobre cómo el cannabis puede ayudar en el tratamiento de la EM, es importante entender esta dolencia y cómo afecta al cuerpo.

La esclerosis múltiple es una enfermedad impredecible y con frecuencia conduce a la discapacidad. Las causas exactas de la EM son desconocidas, pero sí sabemos que generalmente lo origina un desencadenante que hace que el sistema inmunológico ataque al cerebro y la médula espinal.

Esto causa daños en la mielina (una sustancia grasa que protege algunas de nuestras células nerviosas) y afecta a la capacidad del cerebro para enviar y recibir señales nerviosas. Al final desembocará en un colapso de las comunicaciones de nuestro cuerpo, lo cual puede manifestarse en una gran variedad de síntomas impredecibles.

Algunos síntomas generales de la esclerosis múltiple incluyen:

  • Dolor
  • Fatiga
  • Entumecimiento y hormigueo
  • Espasticidad
  • Cambios de humor
  • Problemas de memoria
  • Ceguera
  • Parálisis

Es importante saber que cada persona experimenta la esclerosis múltiple de forma diferente y que los síntomas individuales y su gravedad pueden variar drásticamente entre cada paciente. Por ejemplo, algunos enfermos pueden experimentar «recaída de esclerosis múltiple en remisión», que se caracteriza por «ataques» de nuevos síntomas seguidos de períodos en los que esos síntomas disminuyen o desaparecen por completo. Otros pueden experimentar «esclerosis múltiple progresiva», que se caracteriza por un inicio gradual y un empeoramiento de los síntomas con el paso del tiempo.

Actualmente no hay cura para la esclerosis múltiple. Sin embargo, existen técnicas de tratamiento para pacientes con EM progresiva y terapias modificadoras de la enfermedad para aquellos con recaídas de EM. Ambos están dirigidos a la gestión y minimización de los síntomas.

La Fundación de Esclerosis Múltiple estima que más de 400.000 personas en Estados Unidos y alrededor de 2,5 millones de personas en el mundo padecen EM. En Estados Unidos se diagnostican cada semana aproximadamente 200 nuevos casos. Y las tasas de incidencia de la EM aumentan a medida que nos alejamos del ecuador.

CANNABIS Y ESCLEROSIS MÚLTIPLE

La investigación reciente ha demostrado que el cannabis puede ser beneficioso en el tratamiento de la esclerosis múltiple. Y en la actualidad, el tratamiento de esta enfermedad con marihuana medicinal ya está aprobado en 10 países de todo el mundo. La evidencia a favor de la marihuana medicinal sugiere que puede ayudar a tratar y manejar los síntomas de la enfermedad, aunque no curarla.

El dolor, espasticidad y temblores experimentados por algunos pacientes con EM obviamente tienen efectos perjudiciales en su calidad de vida. Estos síntomas además, son especialmente difíciles de abordar con los tratamientos disponibles actualmente. Sin embargo, nuevos estudios sugieren que la marihuana medicinal puede ayudar a aliviar algunos de estos síntomas.

El cannabis contiene más de 100 compuestos únicos conocidos como cannabinoides. Posiblemente los dos cannabinoides de la marihuana más conocidos sean el CBD (cannabidiol) y el THC (tetrahydrocannabinol). Este último es alabado a menudo por sus propiedades medicinales, ayudando en el tratamiento del dolor o la epilepsia, entre otros. Pero a pesar de tener sus propias aplicaciones terapéuticas, suele ser más famoso por estar considerado como el principal compuesto psicoactivo del cannabis.

Cuando se consumen, los cannabinoides de la marihuana interactúan con el sistema endocannabinoide de nuestro cuerpo; un sistema de receptores situados en el cerebro y alrededor del cuerpo que desempeñan un papel activo en la regulación de una serie de funciones corporales, incluyendo el apetito o la gestión del dolor.

En 2014, la Academia Americana de Neurología publicó un conjunto de directrices para tratamientos complementarios y alternativos de la esclerosis múltiple. Como parte de estas pautas, la AAN estudia 4 tipos principales de marihuana medicinal:

Las directrices señalan que hay pruebas sólidas que sugieren que el extracto de cannabis oral que contiene THC y CBD ayuda a controlar la espasticidad y el dolor asociado con la espasticidad causada por la EM.

Las pautas también indican que hay pruebas moderadas de que aerosoles orales de cannabis como Sativex pueden reducir los síntomas de espasticidad en los pacientes, dolor causado por espasticidad y micción frecuente.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que las directrices también dejan muy claro que la mayoría de los estudios realizados sobre el cannabis eran a corto plazo y que la marihuana medicinal podría producir una variedad de efectos secundarios, entre ellos:

  • Dificultad de atención y concentración.
  • Mareos.
  • Somnolencia o cansancio.
  • Pérdida de equilibrio y caídas.
  • Náuseas, vómitos y estreñimiento.
  • Problemas psicológicos como depresión y psicosis.

En el Reino Unido, sin embargo, las encuestas han demostrado que un número significativo de pacientes con esclerosis múltiple consumen activamente cannabis para aliviar los síntomas como dolor, rigidez, espasticidad y otros.

En 2009, en una revisión sistemática de ensayos doble ciego, aleatorios y controlados sobre la marihuana medicinal y su capacidad para aliviar los síntomas de EM, se descubrió que 5 de cada 6 pruebas concluían que tanto el THC como el CBD disminuían la espasticidad y mejoraban la movilidad. También se mencionaron algunos efectos secundarios, pero en general se consideró que el tratamiento había resultado exitoso.

Otro ensayo, realizado en 2012 por el Centro de Educación Especial de la Universidad de Macquarie, también descubrió que el tratamiento con cannabis era más efectivo que el placebo para reducir la rigidez muscular, los espasmos y el dolor, mientras al mismo tiempo mejoraba la calidad del sueño. La muestra estaba compuesta de 279 personas que tomaron una pastilla de cannabis o un placebo.

También se ha investigado el rol del cannabis como neuroprotector, que esencialmente permitiría proteger el cerebro de los daños causados por la esclerosis múltiple. Sin embargo, los estudios en este campo generalmente han producido hallazgos negativos.

Como suele suceder con las nuevas terapias alternativas, todavía hay algunas incertidumbres acerca de la eficacia de la marihuana medicinal en el tratamiento de los síntomas de la esclerosis múltiple.

Con suerte, nuevas investigaciones nos permitirán entender mejor tanto la EM como la marihuana y llegar finalmente a una conclusión clara sobre cómo pueden interactuar entre ellas.

Por: Cannabis.info

Nota: Este artículo está redactado con el máximo de cuidado y precaución. Dicho esto, ten en cuenta que no somos profesionales de la medicina. Somos un sitio web dedicado a proporcionar noticias e información. Su contenido no pretende reemplazar a los consejos, diagnósticos ni tratamientos médicos.

 

Leave a Comment