Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII)

Marihuana medicinal y la enfermedad inflamatoria intestinal (EII)

QUÉ ES LA ENFERMEDAD INFLAMATORIA INTESTINAL

La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) es un trastorno caracterizado por la inflamación crónica del tracto digestivo. Los dos tipos principales de EII son la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa.

La enfermedad de Crohn produce una inflamación que afecta a todo el tracto digestivo y que penetra en el tejido intestinal produciendo una variedad de síntomas como dolor abdominal, diarrea, fatiga, pérdida de peso, etc.

La colitis ulcerosa, por otro lado, produce inflamación y úlceras que sólo afectan al colon y al intestino grueso, y principalmente se caracteriza por unos fuertes dolores abdominales y diarrea con sangre, aunque también puede producir otros síntomas.

Tanto la enfermedad de Crohn como la colitis ulcerosa pueden ser sumamente dolorosas y debilitantes y afectar al estilo de vida del enfermo. Las causas exactas de estas enfermedades no se conocen, pero los profesionales de la medicina creen que podrían tener relación con factores ambientales, cambios en las bacterias intestinales, e incluso con la genética.

Estos factores causan una disfunción del sistema inmunológico que ataca al tejido sano del aparato digestivo, lo que conduce a la inflamación.

Otros tipos de enfermedad intestinal inflamatoria son la colitis colagenosa y la colitis linfocítica, ambas caracterizadas por un exceso de diarrea no sanguinolenta y acuosa, y que suelen afectar a personas mayores de 50 años. Las causas de las colitis linfocítica y colagenosa también se desconocen.

SÍNTOMAS DE LA EII

Los síntomas de la EII varían según el individuo y el tipo de EII que padezca, pero en general incluyen:

  • Diarrea.
  • Dolor abdominal.
  • Calambres abdominales.
  • Deposiciones frecuentes, impredecibles y urgentes.
  • Pérdida de peso.
  • Disminución del apetito.
  • Fiebre.
  • Sudores nocturnos.
  • Fatiga.

Los síntomas de la EII pueden aparecer y desaparecer con el tiempo, lo que significa que el enfermo experimenta períodos de síntomas graves y períodos de remisión (con apenas síntomas).

La enfermedad de Crohn severa puede causar grandes zonas de inflamación en todo el tracto digestivo, así como úlceras, y también el engrosamiento de la pared del intestino, dificultando el paso de los alimentos digeridos. En algunos casos, las úlceras provocadas por la enfermedad de Crohn atraviesan las paredes del intestino y causan infecciones que pueden propagarse fuera del sistema digestivo.

La EII a veces también produce inflamación en otras partes del cuerpo como el hígado, la piel, los ojos o las articulaciones. Debido a que la colitis ulcerosa sólo afecta al revestimiento interior del colon, uno de sus síntomas más característicos son los excrementos con sangre o mucosidades. La enfermedad de Crohn, por otro lado, puede o no producir sangre o mucosidades en las heces, y generalmente se caracteriza por dolor abdominal, náuseas y vómitos. Ambas enfermedades pueden atrofiar el crecimiento de los niños.

Para determinar qué tipo de EII afecta a un paciente, el médico le pide que describa sus síntomas, evalúa su historial familiar, y realiza análisis de sangre, heces y rayos x/escáneres para entender mejor lo que ocurre en sus intestinos.

TRATAMIENTO DE LA ENFERMEDAD INFLAMATORIA INTESTINAL

En la actualidad, no existe cura para la EII, por lo que se intenta tratar sus síntomas.

Los tratamientos más efectivos tienen como objetivo el sistema inmunológico. Se suelen recetar corticosteroides e inmunodepresores para combatir la inflamación. Los medicamentos conocidos como biológicos, por otro lado, dependen de unos anticuerpos especialmente diseñados para bloquear los efectos de las moléculas que causan la inflamación. Estos medicamentos, en lugar de centrarse en el manejo de los síntomas, están destinados a sanar el revestimiento del tracto digestivo para potenciar la remisión y prevenir recaídas.

La mayoría de pacientes con enfermedad de Crohn deben someterse a una operación quirúrgica para eliminar la zona inflamada del aparato digestivo; esta cirugía no es tan común entre los enfermos de colitis ulcerosa, y a menudo se puede evitar con una detección precoz y un tratamiento eficaz.

Los cambios en la dieta son una parte importante del tratamiento y prevención de los síntomas causados por la enfermedad inflamatoria intestinal. Los enfermos deben seguir una dieta equilibrada y prestar especial atención a los alimentos y hábitos dietéticos que desencadenan sus síntomas. Mantenerse hidratado es también muy importante para los enfermos de EII, ya que tienden a perder mucha agua durante los movimientos intestinales.

También existen terapias alternativas para combatir la EII, como remedios a base de hierbas, acupuntura, etc., aunque la eficacia de estos tratamientos no está muy clara.

EFECTO PSICOLÓGICO DE LA EII

Como ocurre con muchos trastornos crónicos, es importante tener en cuenta que el estrés que causa la EII va más allá de los síntomas habituales. El simple hecho de enfrentarse a estos síntomas durante largos períodos de tiempo y compaginarlos con las tareas cotidianas, puede ser muy estresante para el enfermo.

La EII puede tener un efecto devastador en la vida de una persona, tanto física como emocional y socialmente, y afectar a su capacidad para desempeñar tareas básicas y a su vida en el hogar, el trabajo, la escuela, etc.

CANNABIS Y EII: ¿QUÉ DICE LA CIENCIA?

Para saber si el cannabis podría ayudar con el tratamiento y/o manejo de la EII, es importante que entendamos cómo afecta a nuestro cuerpo.

El cannabis interactúa con nuestro cuerpo a través del sistema endocannabinoide, que está compuesto por una serie de receptores (conocidos como CB1 y CB2) que se encuentran por todo el cerebro y otras partes del cuerpo, incluyendo el tracto gastrointestinal. Desempeña un papel clave en la gestión de una gran variedad de procesos corporales, desde el apetito a la memoria, pasando por el manejo del dolor.

El cannabis contiene más de 100 cannabinoides y una compleja mezcla de terpenos, todos ellos conocidos por su gran variedad de propiedades medicinales. Los canabinoides de la marihuana son moléculas muy parecidas a los endocannabinoides producidos por el cuerpo y, por lo tanto, interactúan con los receptores CB1 y CB2 desencadenando ciertas reacciones que aumentan o disminuyen el nivel de neurotransmisores, alterando en última instancia la forma en que el cerebro se comunica con el resto del cuerpo.

Las investigaciones sobre la marihuana y la enfermedad inflamatoria intestinal son limitadas, pero han obtenido resultados prometedores. La mayoría de los estudios se han llevado a cabo con animales o tejido humano obtenido de biopsias, y su principal preocupación son las propiedades antiinflamatorias de algunos cannabinoides.

Un estudio del 2010 publicado en el British Journal of Pharmacology, analizó los efectos del THC (tetrahidrocannabinol) y el CBD (cannabidiol) en ratas con colitis. Los investigadores indujeron inflamación intestinal en ratas para analizar la eficacia de los cannabinoides en el tratamiento/manejo de dicha inflamación en comparación con la sulfasalazina, un medicamento antiinflamatorio.

El estudio comprobó que, con la dosis adecuada, el THC fue el medicamento más efectivo. Si bien el CBD resultó ser ineficaz por sí sólo, fue capaz de mejorar la eficacia del THC, transformando una dosis ineficaz de THC en eficaz. El THC, tanto por sí mismo como en combinación con el CBD, también ayudó a proteger los nervios colinérgicos. La sulfasalazina no fue tan eficaz como el THC, y tampoco protegió los nervios colinérgicos.

También se descubrió que unas dosis bajas de THC combinadas con CBD fueron más eficaces contra la inflamación que las dosis altas de THC sólo. A diferencia de la sulfasalazina, el THC, tanto sólo como con CBD, mejoró la función del movimiento muscular del colon.

Otro estudio publicado en el 2011 por investigadores del Departamento de Farmacología Experimental de la Universidad de Nápoles, analizó la eficacia del CBD en el tratamiento de la inflamación intestinal, y observó que la administración de CBD redujo la inflamación inducida, mientras que la administración de CBD antes de inducir la inflamación, impidió que ésta se desarrollara.

Este estudio también averiguó que el CBD funciona como un eficaz agente antiinflamatorio en tejido de biopsia obtenido de enfermos con colitis ulcerosa; tanto en tejido tomado de pacientes en fase de remisión como en las fases activas de la enfermedad.

Por último, un estudio observacional realizado por investigadores del Centro Médico Meir de Israel, comprobó que el consumo de cannabis medicinal ayudó en el manejo de los síntomas de la enfermedad de Crohn; estos enfermos fumaban una dosis media diaria de 1-3 canutos de marihuana.

El estudio se llevó a cabo formulando a 30 pacientes con enfermedad de Crohn una serie de preguntas acerca de sus síntomas, tratamiento médico y operaciones quirúrgicas, además de las razones por las que consumían cannabis medicinal.

Se averiguó que el cannabis medicinal les ayudaba a dejar otros medicamentos que normalmente tomaban para combatir los síntomas. 2 pacientes fueron capaces de renunciar por completo a su medicación habitual. El estudio también averiguó que el consumo de cannabis medicinal contribuyó a reducir la media de deposiciones de los pacientes de 8 a 5.

CANNABIS Y EII: UN LLAMAMIENTO PARA INVESTIGAR MÁS A FONDO

La investigación anterior es bastante convincente, pero no es suficiente para llegar a una conclusión clara sobre el cannabis y su papel en el manejo de la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerativa. Sin embargo, proporciona unos resultados que merecen ser investigados más a fondo.

El cannabis interactúa con nuestro cuerpo en formas muy complejas, y aunque parece que los estudios sobre su consumo son noticia todos los días, aún hay muchas cosas que no sabemos sobre esta planta y la forma en que nos afecta.

Por suerte, a medida que las leyes sobre el cannabis van cambiando en todo el mundo, cada vez será más fácil que los científicos investiguen la marihuana más a fondo con el fin de obtener conclusiones más concretas sobre su lugar en la medicina moderna.

Por: Cannabis.info

Nota: Este artículo está redactado con el máximo de cuidado y precaución. Dicho esto, ten en cuenta que no somos profesionales de la medicina. Cannabis.info y El Sensei son sitios web dedicados exclusivamente a proporcionar noticias e información. Su contenido no pretende reemplazar a los consejos, diagnósticos ni tratamientos médicos.

 

Leave a Comment