Depresión

Marihuana contra la depresión

En los últimos años, la marihuana ha cobrado protagonismo en el campo de la medicina tras comprobarse que posee una gran variedad de aplicaciones médicas.

Desde el dolor crónico a la epilepsia y enfermedades mentales como la ansiedad, los compuestos del cannabis proporcionan nuevas formas de combatir y hasta de prevenir patologías difíciles de tratar.

A medida que desaparece el estigma que rodea al cannabis y la gente va cambiando su actitud hacia la planta y sus distintos usos, cada vez son más los enfermos que se sinceran sobre cómo el cannabis y sus derivados les ha ayudado a combatir trastornos que no respondían a un tratamiento tradicional.

¿Es la depresión uno de estos trastornos?

¿QUÉ ES LA DEPRESIÓN?

La depresión es un trastorno médico que afecta de forma negativa a cómo nos sentimos y actuamos. Según la Asociación Americana para la Ansiedad y la Depresión, la depresión clínica es la principal causa de discapacidad en los Estados Unidos en personas de 15 a 44 años de edad, y afecta a más de 15 millones de adultos estadounidenses al año.

Es muy importante diferenciar entre tristeza y depresión. Por desgracia, es completamente normal que nos sintamos tristes a lo largo de nuestra vida, especialmente en momentos de pérdida o estrés extremo.

Pero eso no es depresión; la depresión es una enfermedad crónica que hace que la gente se sienta impotente, desesperada, desmotivada y sin interés en la vida durante semanas, meses e incluso años.

Mientras que un caso habitual de «melancolía» podría hacer que nos sintamos abatidos durante unos cuantos días, la depresión puede tener unos efectos catastróficos sobre la vida de una persona, afectando la forma en que piensa, siente, se comporta y funciona, e incluso su capacidad para continuar con su día a día.

Los síntomas de la depresión varían y pueden incluir:

  • Sentimientos persistentes de tristeza o ansiedad
  • Sentimientos de desesperanza, pesimismo, culpa, insignificancia y desamparo
  • Desasosiego o irritabilidad
  • Desinterés en pasatiempos y otras actividades
  • Fatiga, pérdida de energía y falta de motivación
  • Síntomas físicos crónicos e intratables como dolores de cabeza o problemas digestivos
  • Dificultad para concentrarse, recordar cosas y tomar decisiones
  • Insomnio o sueño excesivo
  • Falta de apetito o sobreingesta
  • Pensamientos y/o tendencias suicidas

La depresión generalmente se divide en 3 categorías:

  • Depresión clínica: los enfermos de depresión clínica suelen padecer al menos 5 de los síntomas anteriores de forma sistemática durante al menos 2 semanas. Estos síntomas suelen interferir con las obligaciones del individuo (ya sea trabajo o estudio) y su capacidad para comer y dormir. Los episodios depresivos pueden ser recurrentes o pueden ocurrir de repente tras la muerte de un ser querido, una ruptura sentimental o cualquier otro acontecimiento de este tipo. Un episodio de depresión clínica puede ser tan grave como para llevar a alguien al intento de suicidio.
  • Trastorno depresivo persistente (TDP): el TDP tiene los mismos síntomas descritos anteriormente, pero generalmente persisten durante al menos 2 años. Mientras que la depresión clínica puede consistir en un lapso de depresión relativamente breve, el TDP continúa durante largos períodos de tiempo.
  • Trastorno bipolar: el trastorno bipolar, también conocido como psicosis maníaco-depresiva, se caracteriza por unos cambios de humor extremadamente graves, que van de una alegría intensa (conocida como manía) a una profunda tristeza (depresión).

RELACIÓN ENTRE EL ESTRÉS Y LA DEPRESIÓN

Mientras que el estrés es una respuesta normal ante ciertas decepciones de la vida, puede llegar a ser sumamente peligroso si no se controla de forma adecuada, y podría conducir a otros problemas graves de salud. De hecho, tanto el estrés agudo como el crónico pueden desembocar en una depresión en personas vulnerables con problemas para enfrentarse a situaciones estresantes.

El estrés sostenido o crónico afecta al contenido químico del cerebro. Por ejemplo, la exposición prolongada al estrés puede causar un desequilibrio químico entre el cortisol, comúnmente conocido como la hormona del estrés, y neurotransmisores como la serotonina.

Estos desequilibrios influyen en todo, desde el estado de ánimo a la libido y al sueño y al apetito, lo que a su vez podría conducir a una depresión en algunas personas.

¿CÓMO AYUDA EL CANNABIS?

La ciencia está demostrando que el cannabis es bastante prometedor para tratar la depresión.

Por ejemplo, un estudio del 2015 demostró que el cannabis puede corregir algunos de los desequilibrios químicos del cerebro causados por el estrés crónico.

Utilizando a la rata como modelo experimental, los neurocientíficos del Instituto de Investigación sobre Adicciones de la Universidad de Buffalo, averiguaron que el nivel de endocannabinoides (compuestos químicos producidos de forma natural por el sistema endocannabinoide de nuestro cuerpo) del cerebro disminuye debido al estrés crónico.

Los endocannabinoides desempeñan un importante papel en la gestión de una gran variedad de procesos fisiológicos y mentales, incluyendo el apetito, el dolor y la ansiedad. El hecho de que el estrés puede dificultar la producción de estos endocannabinoides, podría ser una de las razones que conducen a la depresión en personas proclives.

Los investigadores comprobaron que el cannabis es una forma eficaz de restablecer el nivel de cannabinoides del cerebro, por lo que afirman que podría ayudar a aliviar algunos de los síntomas de la depresión, e incluso a estabilizar el estado de ánimo.

Se sabe que la depresión, o para ser más exactos, los episodios depresivos, aumentan la inflamación del cerebro. Según una nueva investigación, los cannabinoides y terpenos del cannabis tienen efectos antiinflamatorios, lo que también podría ayudar a controlar los síntomas de la enfermedad.

En el 2014, unos científicos de la Universidad de Tel Aviv **averiguaron que el THC en dosis bajas reduce el edema cerebral. Este estudio, realizado en ratones, utilizó dosis sumamente bajas de cannabis que no produjeron ningún efecto psicoactivo. Esto indica que el cannabis podría ser una forma efectiva de tratar las enfermedades neurodegenerativas y posiblemente la inflamación cerebral causada por episodios depresivos.

Otros estudios también afirman que el cannabis es una planta neuroprotectora que podría ayudar al tratamiento de trastornos mentales.

El cannabis también combate síntomas individuales causados por la depresión como el insomnio, los trastornos del apetito o el dolor crónico.

Los enfermos de depresión no suelen tener hambre y experimentan problemas para dormir. Numerosos estudios han demostrado que el cannabis ayudar a tratar ambos problemas.

El THC y el CBD, los dos principales compuestos activos del cannabis, son también unos excepcionales analgésicos, lo que también podría ayudar a tratar el dolor crónico experimentado por los enfermos de depresión.

El tratamiento de estos síntomas individuales podría ayudar a aliviar el efecto que tiene el trastorno sobre el individuo.

SE NECESITAN MÁS ESTUDIOS

A pesar de que la legalización y el movimiento a favor de la marihuana medicinal han adquirido muchísima importancia en los últimos años, nuestro entendimiento de la planta está aún en sus comienzos.

Sin embargo, a medida que cambia la actitud hacia el consumo de cannabis (tanto recreativo como medicinal) y se actualizan las leyes para permitir que la ciencia profundice más en las bases científicas de esta planta y cómo afecta a nuestro cuerpo, nuestros conocimientos sobre su uso irán en aumento.

La evidencia anterior no es concluyente de que el cannabis sea la cura definitiva para la depresión. De hecho, unas investigaciones anteriores indican que los consumidores habituales de marihuana corren un mayor riesgo de desarrollar depresión.

Pero es un buen comienzo para indicarnos la dirección correcta en cuanto a cómo puede ayudar esta planta en el tratamiento de una enfermedad tan común.

Por: Cannabis.info

Nota: Este artículo está redactado con el máximo de cuidado y precaución. Dicho esto, ten en cuenta que no somos profesionales de la medicina. Somos un sitio web dedicado a proporcionar noticias e información. Su contenido no pretende reemplazar a los consejos, diagnósticos ni tratamientos médicos.

Leave a Comment