Ansiedad

¿La marihuana provoca o reduce la ansiedad?

El cannabis ha sido reconocido como ansiolítico y tambiéan demonizado como inductor de la ansiedad. Pero ¿qué dice la ciencia? Aunque los estudios todavía son preliminares, parece que el cannabis puede inducir y reducir la ansiedad dependiendo de varios factores.

Los trastornos de ansiedad son problemas de salud mental graves que afectan a más de 40 millones de adultos en los EE. UU. cada año, y a muchos más en el resto del mundo. En los últimos años, el cannabis ha atraído muchas miradas como posible tratamiento contra trastornos mentales, ya que puede ofrecer un tratamiento seguro y fiable.

Pero, ¿alivia el cannabis la ansiedad? Es difícil saberlo. Si bien se ha comprobado que algunos cannabinoides tienen propiedades ansiolíticas, parece que otros empeoran la ansiedad o incluso inducen ataques de ansiedad o pánico.

COMPRENDER LA ANSIEDAD

La ansiedad es una parte normal de la vida, y todo el mundo la experimenta en algún momento. Ya sea una entrevista laboral, un examen o una reunión importante de trabajo, existen diferentes situaciones que pueden provocar ansiedad.

Aunque no lo parezca, la ansiedad puede ser buena. En la naturaleza, la ansiedad y el miedo sirven para ayudarnos a tomar decisiones drásticas en momentos donde se corre peligro.

Pero para algunas personas, la ansiedad puede ser un problema constante e incontrolable. Se considera que quienes sufren de ansiedad crónica que interfiere con su vida diaria padecen «trastornos de ansiedad».

Estos trastornos se caracterizan por una serie de síntomas que pueden ser mentales, emocionales, de comportamiento o físicos. Los síntomas incluyen los siguientes:

  • Preocupación, miedo o estrés constantes por situaciones cotidianas
  • Sensación de nerviosismo, tensión o estrés
  • Dificultad para concentrarse
  • Falta de motivación
  • Sensación de ser juzgado o criticado constantemente
  • Tendencia a evitar situaciones concretas, como reuniones sociales o eventos donde se habla al público
  • Palpitaciones o taquicardia
  • Hiperventilación
  • Fatiga
  • Sudoración
  • Temblores
  • Insomnio o problemas para dormir
  • Pensamientos rumiantes (pensamientos recurrentes constantes)
  • Pensamiento constante y exagerado sobre situaciones específicas

EL EFECTO DE LA ANSIEDAD

Los trastornos de ansiedad pueden tener un efecto incapacitante sobre la vida de una persona. En muchos casos, los efectos de la ansiedad se reflejan en su ánimo y su actitud. La ansiedad también puede afectar la capacidad de una persona para ser productiva o para encontrar la motivación para concentrarse en su trabajo, estudios u otros compromisos.

Los trastornos de ansiedad también se caracterizan por «ataques de ansiedad» recurrentes. Durante estos ataques, los pacientes experimentan una fuerte sensación de miedo o preocupación junto con varios de los síntomas anteriores (temblores, sudoración, taquicardia, etc.). Estos ataques pueden ser extremadamente debilitantes, incómodos y difíciles de controlar.

TRATAMIENTOS MÁS COMUNES CONTRA LA ANSIEDAD

Por lo general, la ansiedad se controla con medicamentos ansiolíticos como alprazolam, clonazepam, lorazepam y diazepam. Antidepresivos como citalopram, escitalopram y fluoxetina también suelen utilizarse para controlar trastornos de ansiedad.

Estos medicamentos, como otros psicofármacos, pueden causar una variedad de efectos secundarios, que pueden incluir los siguientes:

  • Náuseas y vómitos
  • Visión borrosa
  • Dolores de cabeza
  • Confusión
  • Fatiga
  • Pesadillas
  • Somnolencia
  • Mareos
  • Problemas para pensar, concentrarse o recordar
  • Hipersalivación
  • Aturdimiento
  • Aumento de peso
  • Diarrea
  • Sueño
  • Disfunciones sexuales

¿EL CANNABIS ALIVIA O EMPEORA LA ANSIEDAD?

El cannabis ha generado mucha expectación como posible tratamiento para una variedad de trastornos mentales, entre otros, el trastorno por estrés postraumático y la depresión. Algunos pacientes también sostienen que el cannabis les ayuda a controlar los síntomas de la ansiedad o los ataques de ansiedad.

Aunque la explicación detrás de esto no está del todo clara, parece que algunos cannabinoides, como el CBD, tienen propiedades ansiolíticas únicas.

En el 2015, los investigadores de la Facultad de Medicina de la New York University, la Universidad Miguel Hernández y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (Alicante, España) revisaron investigaciones que exploraban el papel del CBD como posible tratamiento contra trastornos de ansiedad.

El artículo examinó los resultados de una variedad de análisis que exploraban cómo funcionaba el CBD para reducir la ansiedad generalizada e inducida por el estrés, el comportamiento compulsivo y otros comportamientos y síntomas relacionados con la ansiedad.

Esto incluyó más de 30 estudios en animales de laboratorio, como ratas y ratones, y 15 estudios experimentales y clínicos en seres humanos. Los autores del estudio concluyeron que las investigaciones respaldaban la hipótesis de que el CBD funciona como ansiolítico.

En seres humanos, parece que las dosis por vía oral que van de 200 a 600mg reducen la ansiedad inducida de manera experimental. Algunos de estos estudios también sugirieron que el CBD puede ayudar a mejorar la extinción del miedo, lo que puede ser útil para tratar el trastorno por estrés postraumático y mejorar el efecto de la terapia cognitiva-conductual.

Sin embargo, existe mucha evidencia que demuestra que el cannabis también puede provocar ansiedad. Las investigaciones sugieren que el THC, cuando se administra en dosis elevadas, puede causar ansiedad o empeorarla en pacientes que la sufren. Al fin y al cabo, no es raro que algunas personas se sientan ansiosas o paranoicas después de consumir cannabis recreativo.

Un estudio del 2017 publicado en Scientific Reports examinó la relación entre el THC y la ansiedad. El estudio utilizó análisis mediante IRM funcional y tomografía por emisión de positrones para examinar los efectos del THC sobre el cerebro humano mientras procesa estímulos inductores de temor.

El estudio se concentró en 14 participantes varones que se sometieron a estos análisis después de recibir una dosis de THC por vía oral o un placebo, y completar una tarea que provocana miedo. Los investigadores observaron que, a diferencia del placebo, el THC activaba receptores CB1 en la amígdala cerebral, una parte del cerebro que cumple una función fundamental en el procesamiento de emociones como el miedo. Por lo tanto, los investigadores sugirieron que el THC puede producir sensaciones de ansiedad en algunos pacientes al estimular en exceso los receptores CB1 en la amígdala cerebral.

Otros estudios también han establecido una relación más a largo plazo entre el consumo de cannabis y la ansiedad. Por ejemplo, un estudio del 2017 realizado por investigadores de las universidades de Indiana y Purdue, de Indiana, estudió los posibles efectos inductores de ansiedad del cannabis rico en THC.

En el estudio, se examinaron los efectos del THC agudos y a largo plazo sobre la conducta en ratones adultos y adolescentes. Los ratones recibieron seis inyecciones de 10mg por kilo de peso corporal. Se observó comportamiento ansioso agudo en todos los ratones evaluados, así como cambios en el comportamiento a largo plazo (que se volvieron más pronunciados en los ratones adolescentes).

CANNABIS Y ANSIEDAD: EL VEREDICTO FINAL

Lamentablemente, es difícil sacar conclusiones concretas sobre el cannabis y su capacidad de provocar, reducir o empeorar la ansiedad.

Hasta ahora, la investigación sobre el CBD es bastante clara, y sugiere que el compuesto tiene propiedades ansiolíticas potentes que pueden ser útiles en pacientes que no responden bien a los tratamientos/medicamentos tradicionales o están preocupados por los efectos secundarios de ese tipo de medicaciones.

No obstante, el veredicto sobre el THC no es tan claro. En algunos casos, el THC puede inducir relajación y aliviar el estrés; sin embargo, en otros, puede causar paranoia.

Es importante ser consciente de que el cannabis no solo afecta a todos de manera diferente, sino que también puede causar diferentes reacciones en la misma persona. Esto se debe a pequeñas variaciones en la química cerebral y a diferencias en las concentraciones de cannabinoides y terpenos entre cepas de cannabis.

En cuanto a la relación entre el cannabis y la ansiedad, parece que las investigaciones más recientes están comenzando a explorar este ámbito. Es necesario seguir realizando nuevos ensayos clínicos para poder sacar conclusiones más claras sobre la función del cannabis en el tratamiento o el origen de la ansiedad.

Por: Cannabis.info

Nota: Este artículo está redactado con el máximo de cuidado y precaución. Dicho esto, ten en cuenta que no somos profesionales de la medicina. Somos un sitio web dedicado a proporcionar noticias e información. Su contenido no pretende reemplazar a los consejos, diagnósticos ni tratamientos médicos.

 

Leave a Comment